dijous, 4 de maig de 2017

Un posible linfoma (cáncer)

"Un linfoma es un cáncer que afecta al sistema linfático"


Mañana me hacen análisis para descartar un linfoma.

Si, puede ser que con 20 años tenga cáncer...
Pero no tengo miedo, no me da miedo tener cáncer, en verdad deseo tenerlo...
Deseo tener cáncer para dejarme morir y liberarme de todo este dolor que me causa la vida.

Dentro de unas semanas me darán los resultados y espero que sean positivos en células malignas...

Se que estoy loca por desearme a mi misma un cáncer, pero prefiero un cáncer antes que seguir viviendo así.


dijous, 27 d’abril de 2017

Resucitando

Cuando me dejaste vi como mi mundo desaparecía por completo y vi la muerte justo delante de mis ojos, pero ahora me doy cuenta de que lo mejor que podía pasarme era que me dejaras.

Ahora ya no vivo en una mentira, en tu mentira.

Me creí todos y cada uno de tus te quiero, confié en cada palabra que me decías, y ahora, solo ahora me doy cuenta de lo falso que era todo.

En este tiempo no he sabido nada de ti, y eso me demuestra lo falsas que eran tus palabras...

Al principio te dije que no quería ser un parche y ¿sabes que? Que ni siquiera he sido un parche, no he sido nada para ti y tu para mi lo has sido todo... Tonta de mi...

Has sido todo para mi, pero a partir de hoy dejas de ser algo en mi vida...

No me arrepiento de todo lo que hice por ti y todo lo que sacrifique, ¿sabes por que? Porque de los errores se aprende, y ahora se que todo lo que hacia por ti solo debo hacerlo por mi.

Gracias por dejarme, gracias por hacerme abrir los ojos!








dimecres, 5 d’abril de 2017

Se acabó...

Tarde o temprano esto tenia que pasar.
Todos acaban cansándose de mi y tu no ibas a ser diferente.
Se que soy un cáncer con patas y que es imposible estar a mi lado durante mucho tiempo.
Si ni siquiera yo me soporto, ¿como lo ibas a hacer tu?

He luchado por lo nuestro hasta la muerte pero una relación es de dos y tu no quieres luchar mas. No te culpo por ello, te felicito por haber aguantado todo este tiempo a mi lado, y te felicito por haber sido capaz de separarte de mi antes de que te jodiera mas la vida.

Te quiero y te seguiré queriendo hasta el fin de mis días...
Sé feliz mi niña, te lo mereces.
Supera tus miedos y vive, vive por ti y lucha por ti.

Hasta nunca mi amor...



dijous, 2 de febrer de 2017

Marcó su alma para siempre

Marcó su alma para siempre


Vivía con su madre y con su padre, en un edificio de pisos muy viejos. 
La fachada del edificio había sido reformada, pero el interior de aquel bloque se caía a trozos.
Era exactamente lo mismo que le pasaba a Laura, su fachada deslumbraba pero su interior se convertía en cenizas por momentos.

Su padre era un hombre alto y fuerte, con un pasado turbio. Maltrataba a su hija tanto física como psicológicamente todos los días. 
Su madre, una mujer de 40 años, que odiaba a todo el mundo, la principal, ella misma, vivía sin sueños, sin ilusión, sin vida, y lo único que sabía hacer era arrebatar la felicidad de los que la rodeaban.

A pesar de todo el dolor que llevaba encima constantemente, Laura siempre mostraba una sonrisa que deslumbraba a todo aquel que pasaba por su vera. Era su manera de ganar al mundo, aunque por dentro se ahogara en su propio mar de lágrimas.
Las cosas empeoraron cuando empezó en el instituto. No era una niña delgada como todas sus compañeras, y los insultos, los golpes, la soledad, la presión y el desprecio de todos sus compañeros la llevo de cabeza hacia el infierno de los trastornos alimenticios.
Al principio tan solo era un juego, pero se dio cuenta de que era un problema cuando su pelo empezó a caerse y sus extremidades estaban frías como el hielo durante todo el día.
Aquella conducta aumentaba día a día, haciéndola sufrir cada vez más.

Laura se fue olvidando completamente de todo, de sus aficiones, de su familia, de su salud, de los estudios, ya nada le importaba excepto una cosa, la aceptación de la gente.
"Si la gente no me quiere porque soy gorda, entonces seré la más delgada del barrio"

Ya no se quería, se odiaba tanto a ella misma que ya nada le hacía daño. Se humillaba cada noche ante el espejo, se despreciaba como nunca antes lo había hecho. 

Una noche, en un ataque de pánico, cogió un cuchillo de la cocina e hizo que el filo de este rozara la piel de su muñeca haciendo que un par de gotas de sangre corrieran por su brazo hasta caer sobre sus sabanas. Se prometió a ella misma no volver a hacerlo, pero lo que la muchacha no sabía es que una vez hecho, ya no había marcha atrás.
Los cortes se fueron haciendo cada vez más profundos y más frecuentes. Estaba completamente perdida y sola.

Ahora le tocaba vivir solo para la anorexia y la autolesión.
La navaja se convirtió en su mejor y única amiga. No le quedaba nada más que eso, una cuchilla vieja, unas gasas sucias y una gota de sangre secándose en el suelo.

Se castigaba con un par de cortes cada vez que la báscula marcaba un gramo más que el día anterior.
Vivía avergonzada, aterrorizada porque ya no podía controlar ni siquiera sus actos.

En tan solo 2 meses, Laura ya había perdido 30 quilos y su brazo derecho, ya que este vivía escondido debajo de una manga larga por la multitud de cortes que adornaban su piel.

Una mañana de octubre se levantó con una extraña sensación en el cuerpo, le temblaban las piernas y su corazón latía más rápido de lo habitual.
Su alma se estaba desprendiendo de ese débil cuerpo.
Esa mañana se encerró en los baños del instituto. Se le fue la mano, el filo de la cuchilla no solo rozó su piel, sino que también rozó sus tendones y su tejido muscular.
Se estaba muriendo y nadie se daba cuenta.
Sonreía al mismo tiempo que su cuerpo se iba apagando...

Por suerte o por desgracia la encontraron a tiempo y la llevaron al hospital.
Estaba inconsciente, había perdido mucha sangre.
Pocas horas después, el corazón de Laura se paró para siempre.


" Laura no murió ese día, estaba muerta desde el día que cogió aquel cuchillo y se tatuó en su brazo el dolor que llevaba dentro"

dimarts, 31 de gener de 2017

Cualquier dia de estos...

Seguramente cuando leais este mensaje yo ya estaré muerta.
Ya no puedo seguir viviendo, no me quedan fuerzas.
Gracias a todos los que en algun momento se han preocupado por mi y han intentado ayudarme. Y gracias tambien a los que me jodieron la vida y me han animado a cometer el suicidio definitivo.
Lo ultimo que os pido es que la Saray encuentre una buena casa donde la quieran y le den el cariño que necesita.
Hasta nunca. Suerte en vuestras vidas.

Mar, 20 años.
Se suicidó el __ de ______ del 2017.

14/01/1997 - __/__/2017

diumenge, 29 de gener de 2017

Autolesiones

Lo siento...

No he podido aguantar mas, te juro que lo he estado evitando durante días pero al final no he podido evitar explotar.

Te quiero, te quiero de tal forma que muero a cada segundo...

Ojala me quisieras como necesito que me quieras, pero quizá yo solo soy una hoja mas de tu libro, quizá solo soy un episodio mas de tu vida y por eso eres incapaz de hacer cualquier esfuerzo por mi.

Lo he dado todo por nosotras, y tu, tu has dejado que yo tirara sola de todo esto.

Ahora solo te pido que me entiendas, que entiendas que no puedo seguir adelante, que nuestra relación depende de ti, que te toca tirar de esto si quieres mantenerlo.
Yo no puedo levantarme, me has dejado caer y no tengo fuerzas para dar un paso mas.
Solo espero que te esfuerces, me subas a tu espalda y sigas el camino conmigo, aunque te cueste.



Pero sé que eso es un esfuerzo demasiado grande para ti... 
Sé que no lo harás...







... TE QUIERO ...



   ...LO SIENTO...

Ahora se lo que es la felicidad.

Tengo miedo de mi misma.

No puedo dejar de imaginarme mi muerte.

Ahora mismo solo puedo ver como un gran cuchillo sostenido con mis propias manos se desliza por todo mi brazo y hace que mi sangre salga sin cesar a través de mi piel.

No puedo dejar de imaginar que ese cuchillo empieza a clavarse en mi cuello, haciendo que mi arteria carótida explote tal globo en manos de un niño pequeño.
En el suelo empieza a formarse un gran lago de sangre, mi propia sangre. En el cual me encuentro tumbada, con la vista nublada y casi sin poder respirar.

No puedo dejar de sonreír cuando veo que mi cuerpo se queda frió y ya no queda nada de vida en él.



Puedo oír los pasos de la muerte tras de mi, sé que el final esta cerca.
...Ahora sé lo que es la felicidad...